Sign Up! Login: Password: New User? Forgot? Support
Shout Box
No shouts have been added yet.

Information
Members Online
There are   members online.
Voice Chat
No voice server has been configured yet.
Game News
Welcome

Welcome to Ambush! Aion Guild

 

 Visit http://www.ambush-crew.com.ar

Aion Vison 2.0 comming soon - september 2010


Guild News
ArchivesRSS

Historia del Aion (Castellano)

xCazadoRx, Jul 5, 10 9:55 AM.
El Libro de los Elyos

Capítulo 0 - Los Elyos Introducción

Vinieron hace un año, esos amigos, esos malditos Asmodians. Aparecieron de la nada, saltando a través de uno de nuestros portales justo después de que se marcharan nuestros legionarios. Cobardes. Nos masacraron como si fuéramos madera, y aunque los más valientes trataron de resistir su ataque, ¿Qué esperanza había contra estos seres inmortales?. Yo huí, no me avergüenzo de decirlo, yo huí mientras mis amigos, mis vecinos y mi familia eran asesinados.

Alguien tiene que recordar actos como estos, ya que es a través de estas acciones cuando un ser racional puede ver que somos un pueblo honorable y ver quienes son los malos. Así que corrí y me escondí, y cuando volví ayudé a enterrar a los muertos. “¿Por qué?” Pregunté. “¿Por qué alguien haría algo como esto?”. Entonces me di cuenta de lo poco que sabía sobre la historia de nuestro planeta. Poco después empecé a investigar sobre lo que ocurrió hace años, cuando comenzó la guerra contra aquellos que considerábamos nuestros hermanos, los Asmodians. Dentro de estas páginas encontrarás todo lo que he descubierto sobre Atreia, de los que vivieron y de los que vivimos en estas tierras sagradas.

¿Nosotros somos arrogantes? .Puede que si. He visto tanta arrogancia entre Elyos como calidez y generosidad. A los Asmodians los he visto con mis propios ojos, me han hecho probar mi propia sangre. Esas criaturas, convertidas en viles monstruos… ¿Han sido maldecidas por Aion? .Es posible que nosotros los Elyos, bellos como somos, ¿Estemos bendecidos? .Somos el reflejo del medioambiente en el cual hemos sobrevivido y vivido. ¿O son ellos un reflejo nuestro? .Por mi vida que no lo se.

Mi nombre es Rafaela, y aquí debajo he detallado mi investigación. Solo deseo que encuentres útiles mis notas y que sirvan de ayuda para liberar este hermoso y roto mundo de los demonios que lo infestan.



Capítulo 1 - Creación

Hace incontables milenios, nuestro dios, Aion, creó Atreia. Nuestro mundo era hermoso, un planeta lleno de vida y color con la poderosa Torre de la Eternidad que abarcaba el núcleo de nuestro mundo. Durante esa época Asmodians y Elyos éramos todos iguales, simplemente llamados humanos. Nuestro mundo estaba aislado y nuestros hogares estaban iluminados por la suavidad y gentileza de la torre. Ella nos nutría, nos daba esperanza y era nuestro soporte. A su vez nosotros éramos subordinados de nuestro dios, Todo esto no son solo historias y cuentos que han pasado de generación en generación si no que lo confirman inscripciones y artefactos que nuestro arqueólogos han encontrado.

El por qué Aion creó este mundo es un misterio. Sin embargo, en retrospectiva podemos ver que nuestro Dios tenía un reto monumental guardado en el almacén para nosotros, una monstruosidad fue convocada para poner a prueba nuestra voluntad y la fuerza de nuestras convicciones.



Capítulo 2 – La Edad de los Balaur

Fueron llamados draken, a nuestros ojos eran unas bestias terribles. Una de nuestras más antiguas fábulas menciona a estas monstruosidades, por las noches asustamos a los niños que se portan mal con la furiosa ira y la sed de sangre de estos engendros.

Rápidamente aprendimos a escondernos de ellos, usando enclaves naturales para mantener sus ojos alejados de nosotros. Aun así hemos perdido miles de los nuestros, mientras que otras criaturas han sido eliminadas en virtud de sus implacables ataques.

Otras, como los Mau, y los Krall, fueron esclavizados por los draken; solo se les mantiene vivos para que su fuerza bruta pueda se usada en contra de nuestros enemigos.

Los draken, fueron enviados por Aion para que se cumplieran las reglas en Atreia, a la vez que aumentaban en número, mayor era su confianza. Sin embargo, su codicia por el poder fue creciendo, poco a poco fueron olvidando su verdadera misión, y también a su Dios. Nuestras historias relatan un día en particular, cuando algo cambió en los draken. De repente eran más organizados, y algunos de ellos dominaban al resto. Más tarde supimos que estos draken eran llamados ‘awakening’, y fue durante esa época cuando sus nuevos amos, los cinco Señores Dragón, renombraron a sus descendientes con el nombre que actualmente los conocemos, los Balaur.

Cuando nuestros ancestros vieron por primera vez a los Balaur, pensaron que eran una nueva especie, ya que su apariencia física y sus habilidades eran muy diferentes. Solamente después de sus primeros ataques reconocieron la brutalidad de sus asaltantes, y su incesante deseo de extinguir la vida, la verdad apareció ante nuestros ancestros: Estas criaturas, que aparentemente habían recibido la bendición de Aion, eran los mismos engendros de antes que brutalmente aniquilaban raza tras raza en el mundo de Atreia.

Los Balaur habían olvidado completamente su misión, arrogantes y codiciosos demandaron más poder a Aion del que podía proporcionarles. Aion se lo negó, amenazado por las posibles consecuencias de que poseyeran un poder destructivo tan terrorífico, semejante al que nuestro benevolente creador. Sus poderes fueron reprimidos por Aion, los Balaur renegaron de su Dios. Y siguieron adelante con sus temas bélicos y poniendo en peligro la misma Torre de la Eternidad.



Capítulo 3 – La guerra milenaria

Nuestros ancestros fueron valientes, se mantuvieron unidos en defensa de la Torre y del Dios que amaban. Sin embargo, los Balaur, con su gran fuerza bruta, varias veces atravesaron nuestras filas, y sacrificaron a miles de los nuestros. En un movimiento desesperado, Aion creó los 12 Señores Empíreos, 12 poderosos guardianes con la tarea de reinar sobre los Balaur y restaurar la paz en Atreia. Aion también creó el Aether, una sustancia que los Señores Empíreos pudieran manipular para protegerse ellos y sus seguidores de los Balaur. Esta sustancia se utilizó para crear un escudo protector sobre la torre de Aion, tan grande que permitió a nuestros antepasados descansar dentro de sus fronteras y lentamente, día a día, restaurar algo de civilización.

Así empezó la guerra milenaria, un conflicto que sufrieron las tierras y las criaturas que no estaban bajo la protección de nuestro escudo de Aetheric, a todo aquel que ofrecía una mínima resistencia los Balaur pagaban con ellos toda su frustración haciéndoles sufrir y gritar de agonía. Las inscripciones que poseemos actualmente muestran a nuestra gente prosperar durante el período en que los Señores Empíreos luchaban valientemente contra los Balaur, a veces llevando con ellos humanos que eran capaces de utilizar el Aether de una forma similar a los Señores Empíreos. A estos individuos se les llamó Daeva, y con el paso del tiempo aumentaron su poder llegando a superar el nuestro. Virtualmente eran semidioses, y pronto se convirtieron en piezas fundamentales para nuestro futuro. De hecho, su capacidad para volar ha llevado a muchos de nosotros a creer que son ángeles enviados por Aion para poner orden y estabilidad en nuestro mundo.

La guerra asoló durante años, durante este tiempo ambos bandos tomaban ocasionalmente el control, parece que esta guerra estaba perfectamente equilibrada. Si una de las partes eventualmente cantaba victoria, las pérdidas que había tenido en su propia gente era casi insoportable.

Por el miedo de continuar con esta agobiante y desmoralizadora guerra, algunos de nuestros Señores Empíreos comenzaron a buscar otras maneras de poner fin a esta lucha.



Capítulo 4 - Esperanza

De todos los Señores Empíreos, el que más habló a nuestro pueblo fue una hermosa figura llamada Ariel. En una de sus primeras noches en Atreia, Ariel bajó de la Torre de Aion y habló con nosotros alrededor de nuestra fogata. En todo momento, ella fue paciente y cuidadosa, y nos contó todo lo que necesitábamos saber. Los Balaur, aterradores y poderosos como eran, no se atrevían a cruzar el escudo Aetheric. Por primera vez en muchos, muchos años, estábamos seguros. Todavía tenemos la talla de piedra que representa esa noche, mostrando esa figura femenina, con los brazos abiertos, observándonos con lágrimas de alegría cómo celebrábamos nuestra primera vez a salvo en muchos, muchos años.

Os voy a hablar sobre Ariel, porque ella fue la primera en reconocer la sabiduría del Señor Israphel, que hizo una inesperada propuesta paz viendo que era la única solución posible al conflicto. Fue ella quien tuvo la visión de saber que la victoria, en caso de que fuera posible, seguramente nos dejaría muy mermados y fue suficientemente valiente para hacer frente al resto de Señores Empíreos, y condenar tanto su sed de sangre como la gloria que buscaban en las batallas.

Ella se hizo eco del punto de vista de Israphel: que si llevamos atrapados cientos de años en esta guerra, ¿qué garantía tenemos de que esta atroz guerra no vuelva en dos o tres, o en mil años? .Ariel observó, que tal y como Israphel había dicho, de continuar con esta exhausta guerra, correríamos el riesgo de perder más que meras cifras. Perderíamos algo que nos haría peor que los Balaur y el resto de feroces bestias que viven en este mundo: nuestra humanidad. Era bien sabido por todos que Israphel odiaba a los Balaur más que a nada. Si él pudo superar su odio en nombre de la paz, entonces todo el mundo puede hacerlo, de hecho debe de servir de ejemplo.

No tenemos registros de qué es exactamente lo que se dijeron entre los Señores Empíreos, pero a partir del anuncio de Israphel, sabemos que había algo de controversia entre Ariel y algunos de los Señores más belicosos. Estaba claro que la decisión de paz tendría oposición, y por primera vez, aparecieron fisuras en nuestro frente unido.

Pero incluso los belicistas y los buscadores de gloria, despotricando y con lo poderosos q eran, no podían negar la autoridad de Israphel y Siel actuando como guardianes de la Torre. Lady Ariel y los cuatro Señores bendecidos eran quienes argumentaron a su favor durante horas, pero solamente fue el acuerdo de la Señora Siel el que selló la cuestión de una vez por todas. Los guardianes hablaron: habría paz.

Nuestros antepasados se regocijaron. ¿Y quién no?, el Señor Asphel estaba lleno de ira y sus seguidores estaban llenos de furia. Ellos sacaron sus alas y tomaron su camino en la fría noche, nadie dudaba de que volverían pronto, una vez que se les hubiera enfriado el temperamento. El camino estaba claramente establecido, y nadie tenía agallas a rebelarse.

Los fieles de Aiel, cantaron para alabar y dar las gracias a Aion, y por primera vez en muchos, muchos siglos, tuvimos esperanza.



Capítulo 5 – La época del cataclismo

Amaneció… era el día de la conferencia de paz. Nuestros ancestros se despertaron y fueron en busca de los cinco Señores Dragones, líderes de los Balaur, se aventuraron solos, fuera de la protección del escudo Aetheric. Las descripciones que tenemos de ese día nos muestran a criaturas físicamente enormes, mucho más que el resto de los Balaur.

Siel e Israphel, los dos Señores Empíreos encargados de la protección de la Torre, disminuyeron la potencia del escudo Aetheric, e invitaron a los Señores Dragones dentro de la torre para negociar con ellos. En ese momento estas criaturas tuvieron la oportunidad de destruirnos por completo, pero decidieron no hacerlo, en vez de destruirnos caminaron pacíficamente por nuestros asentamientos y por nuestra Torre. Quizás ganamos su respeto a través de nuestra determinación, y quizás esta confianza que nosotros y Ariel pusimos en ellos no estaba fuera de lugar. Asphel estaba presente, y con él también estaban sus compinches, con sus oscuras caras. La conferencia de paz comenzó, al principio las negociaciones progresaron bien.

Pero después, todo sucedió en un momento.

Todavía hablamos de los eventos que sucedieron ese día, de repente se escucharon gritos de pánico, todos supimos de que se trataba: los beligerantes tendrían su guerra, aunque tuvieran que sacrificar todo Atreia para conseguirlo. De repente vimos a Asphel moverse rápidamente y colapsó al Señor Dragón Vitra. Los Balaur no malgastaron el tiempo con palabras. En un instante, el caos se adueñó de la situación y hubo una gran matanza.

Con su odio duplicado, se abrieron camino a través de nosotros y se adentraron dentro de la propia sustancia de Aion. Las paredes de la Torre se agrietaron, y empezaron a fragmentarse.

Ariel lloraba mientras intentaba mantener la Torre de Eternidad intacta. Se desplazó a la base Sur de la Torre para darle energía, acompañada de todos los Señores que la apoyaban, ella era lo único que se interponía entre Atreia y la destrucción. Asphel y su grupo, fueron al norte con el mismo propósito, sin duda dejaron a un lado la repentina reanudación de las hostilidades y fueron a hacer su deber, mantener la Torre intacta.
A pesar de la lucha de Aiel, los Señores fallaron. La Torre gimió, y fue destruida de principio a fin. Aion cayó.

Se me hace difícil contar el miedo que pasaron nuestros antepasados cuando la gran Torre que se alzaba en el interior de Atreia se hizo añicos rápidamente. Miles, corriendo para poder salvar sus vidas, dejando un pandemonio en su estela.

Al darse cuenta de que Atreia se estaba muriendo, Siel e Israphel sacrificaron sus vidas. Cada uno de ellos donó su cuerpo de Aether, su sangre, y en los últimos momentos los utilizaron para salvar a nuestro pueblo.

Millones murieron en los que ahora conocemos como la época del cataclismo. Por último, igual que escombros, observamos que le había ocurrido a nuestro hermoso mundo: Aion, la Torre de la Eternidad, se hizo pedazos, y nuestro mundo se rasgó en dos.



Capítulo 6 - Liberación

Soy un Elyos, somos gente que vivimos en la mitad Sur de Atreia, a nuestro nuevo mundo le hemos llamado Elysea. Al principio nuestros ojos fueron deslumbrados por nuestra estrella, ya que la calma que emitía nuestra Torre de la Eternidad se había disipado. Pero pronto nos adaptamos, así que en poco tiempo estuvimos celebrando el vivir en este nuevo mundo. Mirando hacia el cielo podemos ver los restos oscurecidos de la parte Norte de Atreia, girando lentamente como si se aferrara desesperadamente a nuestro glorioso Santuario.

La luz de nuestra nueva estrella era magnífica, y pronto convirtió nuestros pobres campos en frondosos pastos, de la misma forma fuimos convertidos en seres de una gran belleza. Nuestra piel brilló con fuerza, nuestros corazones se hicieron más fuertes y seguros. Aion, con una rápida decisión, hizo que ocurriera de esta forma. Nosotros los Elyos: los elegidos por Aion, hemos sidos enviados deliberadamente por nuestro Dios al ¡Paraíso!. Un mundo al cual los Balaur no pueden llegar - Ariel nos contó que Siel e Israphel les desterraron a un vacío desconocido, justo antes de que esos nobles Daeva sacrificaran sus vidas durante la Época de Cataclismo.

Los cinco Señores Empíreos que fueron enviados por Siel e Israphel nos acogieron bajo su protección, y se llamaron a sí mismos como los Señores Seraphim. Los Señores Seraphim nos contaron como lucharon nuestros ancestros, y como los otros cinco Señores Empíreos provocaron e insultaron a los Balaur, conduciéndolos hacia nuevos conflictos. Nuestro mundo, que una vez fue tan estable y armonioso, ha sido dividido en dos, y la culpa de todo esto la tienen las acciones de los cuatro Señores Empíreos y su maldito líder, Asphel.

El primer paso fue reconstruir nuestras vidas, y con ellas nuestra nueva ciudad, una gloriosa creación realizada para nuestro nuevo mundo y para nuestros Señores, a la que llamamos Sanctum. Juramos proteger nuestro nuevo hogar, y los más fuertes Daeva fueron nombrados guardianes por los Señores Seraphim.

Setecientos cincuenta años pasaron de esta manera en Atreia. La mayor parte del tiempo estuvimos en paz, y prosperamos lo mejor posible. Sin embargo, las cosas iban a cambiar de nuevo, en cuanto nuestro planeta empezara a sanarse él mismo.



Capítulo 7 - El abismo y la Legión Storm

Después del cataclismo, lo único que quedó de nuestra Torre fueron dos tocones como recordatorio, uno en nuestro mundo, y el otro aun visible en la parte superior de Atreia. La mayor parte de la Torre fue destruida, los restos están esparcidos entre los dos mundos.

Un buen día, la tierra alrededor de estos restos se empezó a elevar, y lentamente los fragmentos levitaron hacia el aire por sí mismos. Enviamos a nuestros guardianes más bravos para que investigaran el fenómeno, y descubrieron portales que conducen a trozos flotantes de la Torre de Aion, en un extraño reino donde el Aether fluye como el agua.

A este mundo lo llamamos el abismo, y poco a poco nuestros Daeva se aventuraron en él, explorando este entorno nuevo y volátil. Encontraron un mundo rico en Aether del que Aion había dado a los Señores Empíreos, y el cual los Daeva manipularon cuando estábamos en guerra con los Balaur. Perdimos a muchos Daeva, muchos de los portales eran inestables, y los tuvimos que cerrar, exiliando a cualquiera que lo hubiera atravesado.

Un buen día abrimos otro portal, más grande y estable que otros. Nuestro guardián Deltras lo atravesó, y en el otro lado, encontramos algo asombroso. Su legión, la Legión Storm, estaban en la mitad superior de Atreia, y cuando miraron a través del cielo, no vieron los tristes restos de la Torre de Aion y la parte superior de Atreia, si no que lo que vieron fue su propio mundo de Elysea, bañado con la cálida luz del sol.

Poco a poco, cautelosamente, comenzaron a moverse, explorando cuidadosamente esta tierra desconocida que hace tiempo perteneció a su mundo. Era una tierra oscura y aprensiva, llena de susurros y fugaces sombras. Ahí descubrieron a los Asmodians, hombres y mujeres que antaño fueron nuestros hermanos, pero se habían convertido en deformadas y torcidas criaturas. Y lo que era aun peor, esas pesadillas eran dirigidas por uno de los asesinos de los Señores Empíreos, un ser cruel llamado Zikel.

Estaba oscuro; nuestros Daevas no podían ver bien, y pronto fueron capturados por Zikel y sus monstruos. Este ser, al que hace tiempo veneramos junto con el gran Aiel, tiró a Deltras al suelo, demandándole que maldijera a los Señores Seraphin y reconociera su debilidad. Deltras, valiente y noble como siempre, mantuvo el honor de los Elyos. Se negó a maldecir a los Señores Seraphim, en lugar de esto maldijo al arrogante Zikel en su propia cara.

Los Asmodians atacaron, y quienes estábamos esperando al otro lado del portal vimos volver solo a dos de los nuestros, ensangrentados y heridos.



Capítulo 8 - Un Nuevo enemigo, un Viejo enemigo

Estábamos sorprendidos. Sorprendidos de que alguien hubiera podido sobrevivir en esa desolación, en esas tierras congeladas de encima nuestra, sorprendidos en lo que se habían convertido los Asmodians. Rápidamente movilizamos a nuestras Legiones, y nos preparamos para la guerra.

Aion volvió a poner a prueba nuestra determinación, un tercer portal fue abierto y estabilizado, de él salió un horror que jamás esperábamos volver a ver - los Balaur. Rápidamente consolidaron sus fuerzas, convocando a los Krall ya los Mau a su lado, también forzaron a razas más débiles a su sumisión. Su ira era mayor que nunca, y nosotros somos los más odiados por los Balaur.

Debemos soportarlo. Nosotros los Elyos somos la luz del amanecer, la promesa de un mañana mejor. Somos la vida, la alegría de la vida, somos el puño que derrotará a todos aquellos que intenten apagar nuestra luz.

Aun así, todos nosotros, desde el peor hasta el mejor, hemos sufrido alguna duda. ¿Hemos sido bendecidos con el favor de Aion? ¿Son nuestros líderes honestos y sabios? ¿Podrá nuestra gran misión de llevar a todas las tierras la civilización bajo el gobierno de los Elyos, tener éxito? ¿Somos mejores que aquellos monstruos a los que nos oponemos? Y la más profunda, la más traicionera de todas las dudas: ¿Tenemos el derecho de hacerlo?

Estos dolores del alma no pueden ser curados con reflexión y debate. Requieren una apelación al espíritu. Una leyenda muy antigua – posiblemente datada durante la época del cataclismo – habla de un joven Elyos que estaba azotado por las dudas, rezó a la Señora Ariel para que le orientara. Tuvo una visión de una amable gloria, ella levantó sus manos por encima de los hombros y dijo las siguientes palabras:

“Fe y armas”

Los jóvenes Elyos que lean mis palabras que las tengan muy en cuenta. No discutan, no se preocupen: tomar las armas en nombre de los Señores Seraphim, adelante! Cuando marchamos todos juntos, nuestras Legiones brillan como el acero, y el amor de nuestra señora llena nuestros corazones, entonces todas nuestras dudas desaparecen con el rocío de la mañana.

La fe por si sola es admirable, cierto, pero los Elyos rechazamos ser mártires. Las artes Marciales también pueden ir solas, pero sin el conocimiento de grandes poderes, se degrada a la mera brutalidad de los Asmodians, y las lanzas se agitan en perversos juegos de los señores de la guerra. Pero fe y armas juntas, unidas en las sagradas plegarias que realizamos en Elysea, tiene el poder de preservar nuestra noble misión y el sello de la promesa de un futuro mejor para todos.

Se lo debemos en gran medida a los que han ido. Nuestro mundo, esta tierra en la que vivimos, nos fue otorgada por Siel e Israphel a cambio de sus vidas. Creímos que esta nueva vida era un sustento para nosotros, nos dio la oportunidad de saborear y disfrutar la victoria sobre los Asmodian a quienes una vez los tratábamos como hermanos. Sin embargo, todo cambió, cuando supimos, totalmente por accidente, de algo terrorífico…

Atreia se esta muriendo. Nuestro mundo fluye Aether continuamente a través del Abismo, y a no ser que este flujo sea controlado, se deriva, entonces esta fuente de vida se agotará. Nuestro mundo, solo se mantiene unido por el acto final de sacrificio de Siel e Israphel, simplemente se deshacerá, y las mitades vacías que una vez formaron este grande planeta se irán a la deriva por el espacio para siempre. Toda vida sera extinguida en un abrir y cerrar de ojos, y todo lo que hemos logrado, todo lo que hemos trabajado, se perderá.

Pánico, nuestros sacerdotes y nuestros sabios comenzaron a investigar posibles soluciones. Fue entonces cuando encontramos una solución.

El abismo es un eco de la gran Torre de la Eternidad que hace tiempo estuvo en el centro de nuestro mundo. Solamente existe gracias enormes fuerzas arcanas que aun resuenan entre los dos portales de las Torres… un muro de fuerza sobrenatural, es como la fuerza titánica que se forma entre dos polos magnéticos. Si destruimos la Torre de Oscuridad de los Asmodian, se colapsará el muro, cerrando el Abismo para siempre. No solamente libraríamos a este mundo de su oscura y triste cicatriz, si no que salvaremos nuestro mundo de la destrucción, y entregaremos a nuestra gente el paraíso eterno que nos concedió Aion!

Esta es nuestra prueba final, nuestro ultimo obstáculo antes de que podamos tener nuestra recompensa. Debemos destruir a los Asmodians y a su patético mundo: debemos salvar Atreia.

¡Fe y armas!

- Rafaela Semperti.








El Libro de los Asmodians


Capitulo 0 – Los Asmodian introducción

No fue siempre así. Hubo un tiempo donde las dos partes de este mundo eran una sola, estábamos tan unidos como si fuéramos hermanos. Éramos iguales, teníamos los mismos ideales y compartíamos los mismos propósitos, proteger la Torre de la Eternidad. Cuando nos fallaron, lo destruyeron todo. Nuestro mundo y nuestra gente fueron desgarrados.

En la mitad de abajo de este mundo, encontrarás un somero, pero su existencia ha sido encantada con el pecado, la avaricia y la gula, un orgullo fuera de lugar y una arrogancia aplastante. Ahí encontrarás a los Elyos, una raza de criaturas despreciables que dedican su existencia a diezmar todo lo que es bueno en este mundo. No se dejen engañar por su apariencia de santos, bajo su piel pálida solo existe oscuridad.

Nosotros vivimos en la parte superior de este mundo, los Asmodians, lo llamamos casa. Después del épico cataclismo fuimos empujados a la oscuridad, a lo desconocido, y no tuvimos otra opción que adaptarnos y sobrevivir. Cada día nuestro mundo nos enseña algo nuevo, nos abrió los ojos a nuevas posibilidades y nos otorgó una fuerza inquebrantable para poder reconstruir nuestra vida una vez más. Gracias a nuestra experiencia hemos podido llegar tan lejos, no todos los días te dan la oportunidad de volver a empezar, para corregir tus errores.

Un momento, me estoy adelantando. Primero una introducción, mi nombre es Kineas y soy un Daeva, un ser creado para la lucha contra los Balaur. Yo, junto con mi pueblo, hemos realizado todo lo necesario para asegurar nuestro lugar en Atreia, y estamos dispuestos a hacer cualquier cosa por defender lo que nos corresponde por derecho .Si los Elyos quieren guerra, tendrán guerra. Los tiempos de paz hace tiempo que desaparecieron, ahora es tiempo de venganza.

Después de todo lo que ha sucedido en nuestro mundo, Creo que es mi deber relatar los acontecimientos que nos han traído hasta nuestros días. He escrito este diario para contar lo sucedido durante los años que nos han llevado a la situación actual, tal vez comprenderás cual fue la causa de que nuestro mundo cambiara tanto.
Adelante lee, ¡Y aprende que significa ser un Asmodian!.



Capítulo 1 - Unidad

Primero voy a hablar de la era que existió antes de que yo naciera. Nuestras historias relatan cuentos de verdes tierras con abundantes praderas, un mundo donde podíamos crecer felices con nuestras familias. Así era la era antes de que los Elyos y los Asmodians existieran, cuando simplemente éramos conocidos como humanos. Atreia era solo uno. Toda una. Como estábamos todos juntos, no había división, no entre nuestros mundos, no entre nuestros pueblos.

Los años pasaron. No puedo dejar de sentir enfado, no valoraron el paraíso que les habían otorgado, incluso tenían la idea de que este mundo iba a seguir siempre así. Sin embargo, una vez que sabes lo que ha ocurrido las cosas empiezan a tener sentido, puede que mirando atrás nos demos cuenta de los tesoros que teníamos. Puede que incluso esta tierra baldía que ahora llamamos casa sea un paraíso comparado con otras tierras aunque encuentro difícil imaginar un lugar más desolado que este.

Las cosas cambiarían. Pocos imaginábamos el horror que Aion había guardado para nosotros, nuestro mundo estaba a punto de ver una gran y persistente pesadilla y una incontable sed de guerra.



Capítulo 2 – Una malvada creación

O voy a relatar una pesadilla, al principio fueron llamados draken, eran criaturas terroríficas. Enormes y pesadas, nuestras improvisadas armas eran inútiles frente a su fuerte piel. Peor aún, podían expandir sus alas y volar por el cielo, haciendo inútiles nuestras escasas defensas en un momento. Aprendimos pronto a escondernos de los draken, y sin un depredador natural, su número y su confianza crecieron en igual medida. Hace tiempo, sus siluetas, creadas por Aion para poner orden en el mundo, eran una vista común en el cielo.

Su deseo de poder era insaciable; especies enteras murieron y marchitaron bajo la furia de los draken. Ellos trajeron el infierno en su paso, dejaban carbonizadas y arruinadas todas las tierras. Pronto, después de la matanza inicial estas bestias empezaron a tener algo de inteligencia. Después de darse cuenta de la tendencia guerrera de los Krall y los Mau, los draken decidieron no destruirlos, si no subyugarlos a sus filas, pero solo después de haberles jurado lealtad eterna. Fue en ese tiempo cuando los draken experimentaron una evolución, algunos de ellos se hicieron más fuertes y más inteligentes que el resto. Estas criaturas fueron llamadas Dragones, no draken, y de ellos, cinco tomaron el mando de los demás. Estos cinco se conocían como Señores Dragones.

Los cinco Señores Dragones, rápidamente reorganizaron sus fuerzas, estableciendo su sociedad como si fueran rangos militares. Ellos decidieron cambiar el nombre a su pueblo como“Los Balaur”. Con su nuevo título, las bestias atacaron de nuevo con un vigor renovado, diezmando a los pocos grupos que se atrevían a oponer resistencia.

Ni con eso seguían satisfechos, y buscando nuevos oponentes, pusieron su atención el dios de Atreia, Aion, y le demandaron que les otorgara los mismos poderes que nuestro creador. Cuando Aion rechazó, los Balaur, llenos de rabia e impulsados por la codicia, se volvieron contra nuestro dios, y reunieron sus fuerzas para realizar un gran ataque a la Torre de la Eternidad.



Capítulo 3 - Ascensión

Aion se vio obligado, en represalia creó 12 criaturas llamadas Señores Empíreos. Estas criaturas poseían una belleza y una fuerza que jamás se había visto antes, y como los Balaur, podían volar gracias a una extraña y curiosa sustancia llamada Aether. Nuestra fe e dios, y nuestra devoción por Atreia fueron reconocidas: estas criaturas fueron creadas a imagen nuestra, y vinieron para salvar el mundo en el cual muchos de nosotros habíamos aprendido a llamarlo casa.

Inevitablemente empezó la batalla, pronto se convirtió en una larga y sangrienta guerra. Encontramos protección a los alrededores de la torre, dentro del escudo Aetheric que nuestros Señores Empíreos crearon para nosotros. El escudo era pequeño, y el resto de tierras de fuera del escudo quedó bajo el control de los Balaur. Los Señores Empíreos se debilitaron tanto como se debilitaron los Balaur, cuando los Balaur se dieron cuenta de esto, pusieron a criaturas inocentes justo fuera de sus fronteras e hicieron una carnicería con ellos para así llamar la atención de nuestros Señores y sacarles fuera. Fueron crueles, sus acciones lo único que consiguieron fue aumentar nuestro odio hacia ellos.

Ese tiempo, es el que nosotros más adelante le pusimos de nombre La Guerra Milenaria. Un tiempo en el que los seres humanos podían prosperar una vez más bajo la protección de las alas de los Señores Empíreos. Durante ese tiempo nací yo, con el tiempo crecí hasta ser un hombre joven, encontré el Aether que Aion había concedido a este mundo e hizo un drástico cambio en mí. El Aether me respondió, y yo a él, pronto mis talentos fueron conocidos por otros a quienes la gente veía en raras ocasiones. Estos otros, estos Daeva, fueron humanos en su nacimiento, pero poseían una habilidad innata para manipular el Aether que era utilizada por los Señores Empíreos. Lentamente pero seguro aprendí a dominar estas habilidades, mientras que al principio solo podía enfriar el aire de mi alrededor, pasaron los meses y podía congelar a mis oponentes, y convocar bolas de fuego para destruir a los Balaur. Me veneraban, casi como a un dios, aquellos que una vez me tuvieron de su pecho ahora me ponen en un poderoso pedestal.

Lo que yo siento, el hijo de un simple granjero, el poder causar sufrimiento a esos Balaur era intoxicante, esto era una bendición de Aion que nunca desearía devolver.
Pronto el número de Daevas fue suficiente para que nuestros Señores Empíreos nos movilizaran dentro de las fuerzas de batalla. Me uní a la legión, progresé rápido y ascendí en rangos, dejando atrás mi infancia, una infancia de un chico llamado Phalaris.



Capítulo 4 - Cobardía

Ascendí rápidamente de rangos. Mis habilidades como mago eran superiores que la mayoría del resto de los Daeva y pasado un año ya estaba al mando de una legión entera. La lucha era fiera, y mientras que frecuentemente estábamos en peligro ante los Balaur, nuestros Señores Empíreos siempre tenían cuidado de protegernos. Nuestras tácticas y estrategia mejoraron, cada vez podíamos empezar a matarlos de más jóvenes, más dragones tontos, cuando antes nos veíamos forzados a retirarnos dentro de nuestro escudo Aetheric. Eran pequeños pasos, pero como todo padre sabe, un niño debe aprender primero a andar antes de aprender a correr.

Así, llegó el día en el que supimos cosas asombrosas.
El Señor Israphel, uno de los dos Guardianes de la Torre de la Eternidad (Señor Israphel, quien odiaba como nadie a los Dragones) declaró que deberíamos hacer la paz con ellos. El propósito de la guerra, no era aniquilar a los Balaur, si no proteger Aion.

Me quedé sorprendido; sorprendido de que uno de nuestros salvadores perdiera su resolución tan fácilmente, sorprendido de que su coraje y su feroz determinación desapareciera tan… tan repentinamente. Al principio hubo una gran consternación entre los Señores Empíreos. En ese momento, la paz era impensable… una parodia. Todos pensábamos lo mismo. La propuesta de Israphel era absurda.

Sin embargo, no pasó mucho tiempo antes de que los Señores más débiles mostraran que realmente nunca habían tenido estómago para la lucha. La Señora Ariel fue la primera en capitular, y con honestas palabras habló de la sabiduría de Israphel, de su antigüedad, de su valentía – ¡valentía! – en atreverse a proponer la paz. Tuvo la audacia de decirnos como deberían pensar y actuar los Daeva.

Rápidamente ella y sus seguidores se habían olvidado de los sacrificios que habíamos sufrido en miles de años. ¿Qué valor tan miserable otorgaban a la sangre derramada de muchos de nuestros familiares?.

Pero los otros Señores aun tenían espíritu de acero. Como soy un Daeva pude hablar con algunos de los Señores, y con el que mejor trabajé fue con el gran y digno Señor Asphel. Su decisión siempre fue fuerte, y era en sus misiones donde siempre teníamos el mayor éxito. Su forma y su capacidad fueron un ejemplo para muchos de nosotros; así que cuando el insípido escrito de Ariel empezó a influir en algunos de los Señores y vi la mueca de la cara de Asphel, supe sobre quién ponía mi lealtad. Estuvimos hablando con él. Reprendió a Ariel por su desdén en la honra de nuestros muertos y criticó la ingenua y equivocada iniciativa de paz como una pérdida de tiempo.

La sala estalló con furia. Todavía suena en mis oídos... el rugido, la confusión, las palabras de la acusación y el odio, cada una de las partes se puso una en contra de la otra. Más allá, vi a Israphel hablando apasionadamente con Siel, que escuchaba gravemente. Israphel insistía en que podríamos defender Aion trabajando en pro de la paz, en lugar de a través de la guerra. Para mi horror, Siel asentía.

Para preservar la concordia, todos nos pusimos de acuerdo en abandonar la gran sala y dejar a los doce Señores Empíreos que discutieran solos. Fui con mis compañeros de armas que estaban del lado de Lord Asphel para ser un grupo unido; pero otros se escaquearon en la noche, en compañía de sus cobardes seguidores. Al final, estábamos en campamentos separados, dependiendo de si se había elegido el bando de los dignos ó de los débiles.

Esperamos pacientemente los resultados de esa noche. Lo recuerdo bien; recuerdo mirar a través de nuestro mundo, observando los penachos de fuego desde la distancia y sabiendo que la paz con los Balaur era imposible. Miré hacia el pasado y recordé las décadas de lucha sin cesar, recordé esos ojos oscuros sin alma, que sin parpadear e implacablemente masacraron a mi familia y a mis amigos, sin una razón mejor que el simple deseo de dominación que tienen esas bestias.

Sabía que Siel rechazaría la propuesta de Israphel. Sabía que Asphel argumentaría su caso, nuestro caso, y los otros casos, quizás la Señora Ariel vería el sentido por si misma y estaría de acuerdo. Sabía esto; y aun cuando salieron los Señores Empíreos, la decisión que se había tomado hizo que mis nervios saltaran, a mi legión y a mi nos dejaron tambaleando. Lady Siel sucumbió. A pesar de todas nuestras protestas, ella e Israphel, como guardianes de la Torre, poseían la autoridad final sobre los doce. La decisión era definitiva. Se había llegado a un acuerdo con los Balaur. La voz de Aiel estaba llena de júbilo y triunfo, incluso algunos entonaban una canción de paz.

Asphel salió hecho una furia. Cuando se marchó, tome el vuelo detrás de él, y un significativo número de Daeva hizo lo mismo.



Capítulo 5 - La época del cataclismo

Así que, pasados unos días, comenzó la conferencia de paz. Como muestra de respeto hacia los cinco Señores Dragones, redujeron el escudo Aetheric de alrededor de la Torre, y los invitaron dentro de esta colosal estructura para realizar las negociaciones.

Fueron unos minutos eternos. Miré los ojos de mis legionarios, y vi la desconfianza y el odio de que nuestras convicciones fueran tan débiles como para haber cedido ante estas bestias, nos hemos puesto de rodillas ante ellos para que traten con nosotros. Me volví hacia mi centurión de más confianza, y me dirigí a hablar con él, cuando, tan rápido como un chasquido, todo cambió. Hubo gritos, confusión, una derrota. Uno de los Balaur calló, y Lord Asphel estaba listo para luchar, sus ojos brillaban.

Los Balaur atacaron. Siel e Israphel gritaron una vez para subir el escudo Aetheric pero en la segunda vez, nos fallaron. Perdidos en el tumulto no pudieron actuar correctamente para defender la Torre. Bajo las rabiosas garras y las armas de los Balaur, La Torre comenzó a astillarse y a fragmentarse.

Recuerdo el rostro torturado de Israphel, azotado por la culpabilidad, se dirigió con Lord Asphel y con todos sus Daeva a la región Norte, mientras tanto Siel marchó con Ariel y los suyos al Sur. Aun quedaba esperanza. Trabajando en dos grupos, uno en cada extreme de la Torre, los Señores Empíreos harían todo lo posible para impedir la destrucción de la Torre.

Lo hicimos rápido. Esos en el Sur, ahora lo sabemos, no lo hicieron.

En un instante a la vez que la torre de la Eternidad se derrumbaba el mundo se oscurecía. La gente salió corriendo y gritando en todas direcciones.

Recuerdo ese momento como si fuera ayer; recuerdo mirando hacia arriba y viendo como caían pedazos de la Torre, iluminado solo por la luz de la gran estructura. Recuerdo estar allí de pie, inmóvil mientras un gran fragmento de la Torre caía sobre mi. Recuerdo muy bien ese día… fue el día que encontré otro regalo por ser un Daeva: inmortalidad.

Me desperté, vi a través de nuestro gran mundo, Atreia estaba dividida en dos partes. La mitad inferior se había envuelto con una luz intense y brillante, mientras que la nuestra se había sumido en el frío, en la oscuridad desolada.

La conferencia de paz había terminado.



Capítulo 6 - Secuelas

Lentamente nuestros ojos se iban adaptando a la luz, y poco a poco nos íbamos encontrando los unos a los otros. Nuestra gente estaba angustiada, aterrorizada: nadie sabía como había sobrevivido. Calmé a la gente diciéndoles que encontraría la forma de hacer un campamento y calentarnos; después me dirigí hacia el tocón que fue la base de nuestra torre.

Fue allí donde encontré una bendición: los cinco Señores Empíreos que fueron enviados para mantener intacto Aion estaban vivos. Nos juntaron a todos, y nos dijeron que nuestro mundo había cambiado para siempre, y nos explicaron el por qué. Había ocurrido lo peor en el intento de paz, habían muerto millones, y Siel e Israphel, los dos guardianes de la Torre, habían sacrificado sus vidas para que nosotros pudiéramos vivir en su lugar. En vida cometieron una gran locura, pero sus muertes no fueron sin honor, y en silencio estuvimos recordándoles.

Poco después regresé al campamento y ayudé a construir un enorme fuego para atraer al resto de supervivientes. Durante los días siguientes, miles vinieron con nosotros, maltratados, amoratados, y angustiados por los acontecimientos que habían transcurrido. Yo tuve la suerte de encontrar a mi hijo Phalaris entre los supervivientes, fui el único de mi asentamiento que había sobrevivido.

Pasaron días, semanas. Se puso de manifiesto que nuestro mundo, nuestro mundo roto, se había estabilizado, nuestro destino estaba nuevamente en nuestras manos. Aion, al parecer, se había marchado, él era quien proporcionaba el Aether que era la fuente de mi poder. Por primera vez en mucho tiempo, me volví a sentir vulnerable. No quería que me dominara el miedo, así que hablé con Asphel, para trazar los planes de reconstrucción de nuestro nuevo mundo.

Han pasado setecientos cincuenta años, durante este tiempo he visto como sucedían grandes cambios. Pronto nos quedamos sin leña, nuestros ojos se adaptaron a la oscuridad que nos invadía. Nuestro pueblo fue construido, y bautizado como Pandaemonium, pronto se expandió en una gran ciudad. Vi florecer a nuestro pueblo, adaptarse, evolucionar contra todo pronóstico, siempre bajo la dirección de nuestros Señores Shedim.

Nuestra evolución también fue física; nuestra piel pálida creció sumida en esta oscuridad, y en el duro suelo lleno de escombros que parecen cuchillas de afeitar ha convertido nuestros pies en garras. Nuestras manos también fueron agraciadas con garras, es como si dijéramos que ninguno de nuestra raza ira desarmado jamás. Estas marcas fueron lo mas difícil de aceptar, pero si fueron necesarias para nuestra supervivencia, y así lo fueron, entonces no hay otro remedio que llevar esta carga. Para nosotros son el precio a pagar por el intento de paz de Israphel, el cual Ariel fue tan tonta de apoyarlo.

Durante ese tiempo vi como Phalaris crecía y moría junto con sus hijos, y junto con los hijos de sus hijos. Así es la vida de un Daeva.



Capítulo 7 - Retribución

Un día ocurrió una cosa curiosa. Los fragmentos de la gran Torre hundidos en la tierra empezaron a emanar una suave luz, entonces de repente se elevaron hacia el cielo. Asphel ordenó a Archon, el más fuerte de nuestros Daeva, y a su unidad de la cual formo parte, que investigara.

Salimos de inmediato, encontramos un portal que nos teleportaba a otro mundo, a un lugar que estaba entre Asmodae y la parte Sur de Atreia, los pilares de piedra flotaban en el aire. En este mundo el Aether que necesito en mis habilidades flotaba en abundancia, tuve una gran sensación de alivio cuando descubrí que mis habilidades de volar seguían intactas. Volví a Pandaemonium y relate todo los visto a nuestros Señores Shedim. Asphel inmediatamente ordenó a Archon que protegiera ese portal, cuando pregunté por qué, no me contestaron, simplemente miraron al cielo, hacia la parte inferior de Atreia.

Dos días después, mientras estábamos planeando una segunda expedición a través del portal, los guardias estacionados en Morheim no se comunicaron con nosotros. Zikel, uno de los Señores Shedim y nuestro dios de la destrucción, tomó el relevo de Archon, incluyéndome a mí, para ir a investigar.

No habíamos viajado muy lejos cuando de pronto encontramos a un grupo de personas, afirmaban que eran de la parte Sur de Atreia, en pie, con sus armas desenfundadas. Parecían ángeles, y aunque hablaron poco, nos juzgaron de inmediato. Imagina – Ser juzgados por un crimen que ellos, no nosotros, habían cometido. No fuimos nosotros los cretinos de corazón blando, que dieron la bienvenida alos Señores Dragón dentro de nuestra torre en plena guerra – ¡Fueron ellos!.

La ira de Zikel era mas que evidente, arrojó a estos “Elyos” al suelo, demandando que maldijeran a Nezakan, uno de los señores Empíreos que fue tan débil como para pedir la paz a los Balaur. Zikel escupió, había demostrado que parte tenía la culpa. ¿Reconocerán estos Elyos los errores de sus señores y los condenerán por sus estupideces?
Su líder, un hombre llamado Deltras, lo rechazó todo. Ahora sabemos que el orgullo es la mancha de todos los Elyos, se negó a culpar a sus Señores, en su lugar maldijo a Zikel. Las espadas fueron desenfundadas, cargamos contra ellos, abatiéndolos como cobardes. No obstante, algunos de ellos lograron escapar; la mayoría hacia nuestra ciudad donde llenos de ira mataron a nuestras mujeres y niños antes de que pudiéramos terminar con ellos. Dos volvieron a su tierra, ensangrentados pero no vencidos.


Capítulo 8 - Un viejo enemigo, un nuevo enemigo

Ese día volvimos a Pandaemonium, y de inmediato decidimos unir nuestras fuerzas para la guerra en contra de los Elyos. Los días siguientes los combatimos, y estalló una Guerra a gran escala entre nuestros pueblos. Al poco tiempo, se nos presentó una nueva prueba, los Balaur, exiliados por largo tiempo en el interior del Abismo, encontraron una manera de escapar de su prisión. Su sed de sangre era la misma de antaño, y con sus antiguos aliados de nuevo a su lado no podemos subestimar su poder.

Los Elyos, se intentaron presentar como brillantes criaturas y con una cursi moral de superioridad, solo han tenido éxito en retraerse a sí mismos fuera de las profundas raíces de la historia, la cual nos da la fuerza a los Asmodians. Ellos desean olvidar el pasado, para despreciar la sangre que nuestros ancestros comunes vertieron en su nombre, como si fuera una mancha humillante.

Pero nosotros los Asmodians no deshonramos nuestro pasado. Cuando nos encontramos el uno al otro la primera vez en esa noche oscura, ensangrentados pero vivos en la orilla del Asmodae, buscamos un lema con el cual pudiéramos reconocernos a nosotros mismos… aun no habíamos evolucionado en nuestras nuevas formas, muchos estábamos alrededor de la luz del fuego.

‘Sangre por sangre’, vino como un susurro de la oscuridad, y a día de hoy aun no sabemos quién lo dijo… algunos dicen que fue Asphel, otros que Zikel, y otro claman que fue el mismo Aion, bendiciéndonos con su aliento de muerte. Pero cuando al día siguiente amaneció, pálido y sombrío, esas palabras estaban en boca de todos, y a nadie le importaba de donde habían venido.

La sangre debe ser derramada para vengar a aquellos que derramaron su sangre por nosotros. Y aquellos de nosotros que tenemos la misma sangre – los leales, los justos que hemos permanecido juntos a lo largo del tiempo, largas noches las de entonces – nos mantenemos y nos ayudamos los unos a los otros. El susurro se ha hecho eco durante siglos, pasando de madres a hijos, de padres a hijas, de capitanes a soldados, de familiares a familiares. Al igual que nuestra sangre, nos calienta y nos llama para la lucha.

Ahora hemos descubierto algo que ha dado a nuestra misión un sentido de urgencia. Con el paso del aire, nuestro planeta fluye Aether fuera de nuestra atmósfera. Hemos buscado durante meses la fuente del Aether, la buscamos por todo el Abismo, y por Asmodae, cuando la respuesta estaba justo en frente de nosotros.

Son las dos Torres. Una ponderosa resonancia aun existe entre las dos Torres, una vibración invisible entre las dos mitades de nuestro planeta. Es como si en memoria de la perdida Torre de la Eternidad, se llaman la una a la otra a través del vacío, y su comunicación ha creado el abismo.

El Abismo absorbe Aether, drenándolo como si fuera agua vertiéndose en el océano.

El Aether cada vez se propaga más delgado y mas fino con cada día que pasa, pronto afectará a nuestros Daevas, y a nuestro planeta. Atreia solamente sigue unida gracias al vínculo que Siel e Israphel crearon cuando sacrificaron sus cuerpos etéreos de Aether, un proceso que acabó con sus propias vidas. Pronto el Abismo debilitará estos lazos, y si se rompieran, nuestra atmósfera se derrumbaría, y todo el mundo en este planeta perecería.

Aun queda una táctica viable. La resonancia no puede continuar si solo sobrevive una de las Torres. Nuestro camino a seguir es claro: debemos destruir la Torre de la luz. Solo entonces podremos poner fin al derramamiento de sangre y salvaguardar las vidas de los Asmodian de la arrogancia y la tiranía de los Elyos.

No duraremos en esta ocasión. No habrá descanso para nuestras espadas, solo una brutal e irresistible ola de destrucción que finalmente echará de nuestra casa a esos tontos y arrogantes que infectan nuestras tierras.

Una vez más nuestro destino esta en nuestras propias manos. Sangre por sangre, nuestro lema, y con los duros Asmodians a mi lado, no pararemos, no desfalleceremos. Esta vez, no fallaremos.

- Kineas, Praefectus Castrorum de los Asmodian Archon.

Server Merge delayed

xCazadoRx, Jul 5, 10 9:36 AM.
Greetings Daevas,

We want to update you about some changes relating to the upcoming server merge. We are setting in place processes to resolve same-name conflicts once the upcoming server merge takes place. In order to provide a fair and just resolution, we are changing the server merge date to July 14, 2010.


So how does this affect my character?

Once the merge occurs, a character with a name that is up to 14 letters long will have a two-letter server abbreviation added to the end of the name. For example, “Fergreedy” on Azphel would become “FergreedyAZ” after the merge.

A character name that is 15 letters long will have a one-letter server abbreviation added to the end of the name. For example, “Misterhappyface” on Azphel would become “MisterhappyfaceA”.

In the rare instance that two characters transferring to a merged server share the same name and it is 16 letters long, one of the characters will be renamed. We understand that this is an inconvenience, and regret the need to change anyone’s character name. We will keep a close eye on the few characters that this name conflict will affect, and can confidently say the percentage of this occurrence will be very low.

Lastly, we’ll be providing all Daevas with a free Character Name Change ticket so that they can later pick a new name.


Will I ever get my character’s name back?

Now that we’ve established what’s happening to names, you might be wondering what will happen to your old character’s name. When the merge maintenance is completed on July 14, 2010, you’ll be able to log in and use your free Character Name Change ticket change your name. All uses of that Character Name Change ticket will be on a “first come, first served” basis.

After reviewing all of the options available to us, we determined this to be the fairest way to handle name conflicts. We have modified our Server Merge FAQ to help address the questions you may have regarding this process. Additionally, due to the delay in creating a better process for name changes, we are also extending the free character transfers to August 25, 2010.

See you on the other side!

—The Aion Community Team

Dark Poeta Guide

xCazadoRx, Jul 2, 10 3:20 AM.
Dark Poeta Guide,Strategies, Pictures, Videos, Tips and Triks

"The Dimension Door in Poeta had been destroyed in the past, but the Balaur's constant efforts to infiltrate Poeta eventually led them to reopen the Dimension Door and take over Poeta. This is a story about a group of Daevas who stop the Balaur's plans and save Dark Peota which is already in ruins."

There are certain prequests that you should take care of before entering a DP run.

1. "The Secret Summons"get from Jucleas High Priest, and then we get the"[Group] Activation Stone Materials in which you will need 20 Blue Balaur Scale available in several places((killing lvl 50 balaurs near Fortress or Dedgion). Essence of Time and Space matches it sells at general goods merchant for 170.000 kinah . Theoretically, if they get delivered on the Time Activation Stone and he was to travel in the future using the Artifact of Transcendence.

You should do that every time you did a run before you log out, so you’re set to go for the next run.(The entrance is an artefact on heiron, near kishar village or in Abys Core)
Duration: 4 hours.
You need X (check table) for sumon last boss.
Tip:If you have18000+ points and @90 minutes remain time and 1 member higher than 1 star rank you can get more points in fast time and get S for the stronger end-boss.

Table:

Party setup:

•Templar (or Glad tanker) as your main tank

•Cleric

•Chanter (is a must be in DP for this mantras)

•Sorcerer - you will need CC and AoEs(a good SM can handle if u dont have sorc)

•Spiritmaster - add DPS and erosion bosses for better loot

•Ranger / Assassin / DPS - Ranger and Sin’s need, to locate Tree bosses(in steath mode) or you can use "Oculazen Candy"(dunno if three Boosses have hide 1 or 2)



Here’s a map of what’s waitinf for you

1.Spiritmaster Atmach 

Drops: Anuhart Elite's Scale Shield
Anuhart Elite's Shield
Atmach's Earrings
Points: 456

First, get the single-pull in front of the village and burn him down. Watch the patrol inside the village, he’s next on your list and should be a single-pull as well. Then there’s two mobs on the left, which you should take out as well. In any case, the tank should always face the mobs away from the group to mitigate as much AoE as possible.
Hugging the left, pass all other mobs and head to the little path that leads down to the waterfront. Here you’ll face another set of mobs, and will most likely get an add as well. Don’t fight them too close to the village, else you’ll get a patrol, too. After you’ve done that, you’ll see two mobs in front of the building with the Spiritmaster boss and a patrol between them. Wait a bit, that patrol does come out far enough to make him a single pull. Then finish off the two guards as well.
Fighting the boss himself can be done in two different ways. First, you should notice that on killing the boss, you will get two additional spawns of 2 mobs each.

One down the pathway, the other one from the other side of the village. Drag the boss all the way down into the water. If you turn left when reaching the waterfront, there’s a nice little nieche in which you can tank-n-spank the boss and have the possiblity to line of sight some of his AoE. This allows you to NOT engage the additional spawns (2 patrols of 2 mobs each) and save some time. The compass shows the stretch of the water in which you would have to fight the boss.

In any case, the SM does some nasty AoE, Sleep and has two Reflect spells, so be wary, stay out of LoS for AoEs and have the SM dispell the shield (Nightmare and Mind Division should be what you’re looking for). If you do that properly, it’s tank-n-spank.


Lake Bosses:

Head down to the lake. As soon on the top level map, you basically have to circle it twice. Once outside, to clean the aggro, and only then attack the three bosses. Start from the location seen on the compass screen, and watch the patrol to your right there, you don’t need to kill that mob. Also note the tree on the right ahead of you, there’s an invisible spawn which you want to kill rather now. Since it’s just a single invisible, you should be fine having the tank just running up and making him spawn.
The whole reason for this is that you need to kill the three bosses at the lake, and mobs at the waterfront tend to be social - they join the fight. So dispose of them before that happens.
Have a look at the gigantic range of these bosses. You don’t want to aggro them before you cleared everything, so everyone in your party should be well aware to stay away from their range. Not doing so will cause you trouble !

Happily circle the whole lake and dispose of all the mobs near to the water front. If you see a Captain (and there are 4), grab these guys, they give you quite a few points which will help you on your rating.

Once you’ve circled and cleared, you’re left with the three bosses. Divide your group so everybody knows which controller they’re on. Have them kill the controllers as quickly as possible, while the tank goes in. Don’t use your iron skin as of yet, but make sure the Attack controller goes down quickly. They will respawn, so everybody needs to keep an eye on their assigned controller (Attack, Defense and Property controller). Tank and Spank the bosses down.

Take note that on the compass screen you can see the party being split so everybody is on one of the controllers to dispose them as soon as they spawn. The last boss (if you continue the circular motion) should be approached by the tank with Iron Skin up, as he can hit very hard and one-shot the tank.
For the healer, you need to position yourself rather close to the boss(Marabata of Power), but not facing him directly. You want to keep your whole group in heal range, and the controlers are spread afar quite a bit, so make yourself ready. Also, it doesn’t hurt if you keep an eye on controllers as well.

Lake Bosses:

Drops
Anuhart Assassin Leather Pauldrons
Anuhart Spiritmaster's Shoes
Anuhart Cleric's Chain Gloves
Points:319


Marabata of Magic

Drops
Anuhart Chanter's Chain Gloves
Anuhart Gladiator Plate Boots
Anuhart Sorcerer Pauldrons
Points: 319

Marabata of Poison

Drop
Anuhart Ranger's Leather Gloves
Anuhart Templar Plate Boots
Points: 319

Next you move to the tree bosses. Again, there’s a lot of mobs you don’t need to engage, and you want to keep it down to a minimum to save time, depending on how fast / good your group is. Stay on the left and circle through the mobs, dragging the single-pull patrol a little bit deeper to the spirits. There’s a spot free of aggro to the left of that patrol, and that’s where the whole team has to move to while dragging the mob.
Then you head forward, killing the spirits on your way. Be aware that there are some invisibles as well, so dispose of them quickly. You should reach a location with two tree stumps. One is where your tank will be, the second one is still in heal-range and provides line-of-sight when facing the bosses. Clear the two mobs around that.
Now you should have either your Ranger, or the Sorcerer (optional Tank with Seed of Detection) locate the first tree boss and drag him to the tree and tank him. He does some nasty damage, but nothing that’s not healable. At 25% though, he puts a crippling condition on the whole team, and that’s when you HAVE TO LINE OF SIGHT and get behind your tree down there. Watch the boss, his Grudge Explosion will wipe the party of you don’t LoS him. If he runs away, just stay put. He’ll come back. As soon as Grudge Explosion is off (and it crits most of the time for quite a bit of damage), heal up the tank. So save your Flash of Recovery for that !
After the boss is down, you have to locate the 2nd tree boss and drag him to the same spot, rhinse-repeat. Only this time the tank should get his Iron Skin up when he see’s Grudge Explosion coming in.
Tree Bosses:

Noah's Furious Shade 

Drop

Anuhart Templar Plate Greaves
Anuhart Ranger Leather Pauldrons
Anuhart Cleric Chain Boots
Noah's Tears

Points:789


Spectral Elim Elder

Drops

Anuhart Assassin Leather Leggings
Anuhart Gladiator Plate Pauldrons
Anuhart Sorcerer's Shoes
Elder's Tears

Points:789

Spider Bosses:



After killing the Tree Bosses, keep left and evade all mobs hugging the left wall. Sometimes somebody will aggro something, so carry on until you hit the little road and kill them right there. As soon as you hit that road, move to the right side and hug that wall. From now on, make sure to loot every mob since you want to get your Processed Drana for the Stigma Quest. It’s a group loot.
If you want to save some time, get the gate down on your way to the Bugs. It’ll spawn 2 mobs at 50% and once it’s down. Kill the first spawn, then almost get the gate down and finish it with ranged attacks only. The mob spawn, won’t aggro you and will despawn once you’re back, so you saved yourself 2 mobs and a bit of time there !
Clear your way to the spot with the Drana Lumps and make sure the first and 2nd (to the right) lump are free of aggro and allow you to move around easily. Don’t pull the big bug (Boss) as of yet, but also clear the way deeper in so your tank can freely move and pull. Now those Bugs are relatively easy to kill, it’s more endurance and proper reaction of all the team members. Basically, you want to drag the boss over the Lump of Drana, which will make him eat that lump. During that time, he won’t do anything, and you can happily DPS the hell out of him. Watch his ‘Drana Pause’ buff, at 5s, you need to get moving the respective other lump of Drana and repeat the process until he’s down. If all goes according to plan, you can more or less get 12% health down per stop.
However, there’s certain things to consider when doing this. As the groups stands at the Drana Lump waiting for the boss to come in, make sure that
You are stacked on of each other. Else the boss will throw AoE which hurts !
You are in line with the incoming boss to lead him directly over the drana lump. This might require moving around as the boss will sometimes change direction. Watch out for that
Don’t attack the boss until he starts to eat his drana. Sheath your weapons if you have to.
If the drana lump is bugged, you need to drag him back and forth between the two lumps until you’ve got him to eat, which can cause deaths

That’s more or less it for the bosses. Here’s where you will loose most of your time if something goes wrong, so don’t screw it up. Drag the remaining two bosses into the same location and rhinse-repeat. If you follow those 4 guidelines, it shouldn’t be a problem at all.
After the first big, the team moves up a little bit and clears some additional adds to make the pull for the tank easier, some happens for the last bug. If a bug has around 12.5% HP left, you can stop moving and burn it down easily.

Spider Bosses:

Spaller Echtra 



Points:789


Spaller Rakanatra

Points:789

Spaller Dhatra

Points:789


Road to the Hell:
Now you need to head back towards the original Spore Road. There’s a barricade which you have to tear down. At 50% and 25% the barricade will spawn adds. The first adds are easily handled, the 2nd pair of adds is a Templar and a Mage. Sleep the Mage and kill the Templar first.
As soon as only the mage is left, the Sorcerer can push in and AoE (Big Magma Explosion) the Fungus inside. This will save some time due to the recharge. As for the Fungus, if you caught aggro and don’t want to deal with them yet, run. They are easily beaten, but they will kill your team quite as easily as well.
The double-spawn is the same for the 2nd gate as well - the Mage will spawn at the tree to the left of the 2nd gate, so that’s where the CC goes. Again, some procedure.
I mentioned above a tip for saving time on the gates, and strongly encourage you to do so !
TIP: Those mushrooms are worth points, so kill them. If you have a Gladiator, he can work with the Sorcrer to more quickly kill them. Basically you want your Sorc to ninja ahead once you’re down to fighting a single mob and take the Fungi out ahead of time.
Upon reaching the mine, you have to stay right and kill those mobs there, making your way into the mines. If you want the research manual("Hewahewa's Research Report" for the third stigma slot quest-[Group] Stop the Shulacks!), you have to turn left inside the mine and kill the Shugo Professor

Points:409

(Professor Hewahewa) there but only if you have sufficient time left. There are some mobs here and there, but kill them easily.

Telepathy Controller Boss
That’s a huge tree boss who will pick you up to body-slamm you into the ground. It can hurt quite a bit.

Three rules
- Don’t stand in a circle on the ground, stand between the circles
- Have tank and party not stand at the same spot
- No AoE whatsoever

There will be adds spawned, but as long as you don’t do anything to them, they will not attack you. So don’t use any AoE. Check which party member gets bodyslammed for spot heals and get your party heals off, and beat that critter down. Nothing really fancy about this, apart from occasional stuns from his attacks. You will also need to throw some party heals after the boss is down, as the damage doesn’t stop right away. Don’t forget about that.

Power Generator Bosses

Main Power Generator

Points:377

Auxiliary Power Generator

Points:377


Emergency Generator

Points:377

Points:377

One thing to note about the generators is that you don’t want to aggro any of them unless you have cleared everything else. If you do, run into the cave to break aggro. Drag whatever patrols you can into the cave, that should leave some mobs to the right as well as 3 mobs to the left remaining. Move to the left, right where the path upwards starts. Move there as a whole team ! Kill the mobs there, make your way up and down on the other side. Sleep healers and kill the rest.
Now that only the generators are left, you can engange them. First get the one in the middle, then the one on the left (as seen from top of the Abyss gate). Avoid having anyone stand right next to your tank, those floating generator cores will one-shot them if they’re too close together. Burn them down quickly, and don’t loot them yet, as too many cores are floating (only if the tank actually gets to loot).
For the last generator, move to the other side, and have the tank stand in the corner and simply maintain aggro from range. The Chanter will heal, while everybody else will do ranged DPS. Too many floating cores there. Even the Cleric needs to DPS and only occasionally throw a group heal to support the chanter. Boring.
Once all three generators are down, the Brigade General spawns in front of the Gate. Now’s the time to quickly loot the three generators and advance to the boss.

Brigade General Anuhart

Drop
Anuhart Elite's Scale Sword
Anuhart Brigade General's Leather Waist Band
Anuhart Brigade General's Cloth Waist Band
Points:954




You need to keep him on that platform, else he resets. He also spawns adds that the Sorc can kill with AoE, so keep the party close together, it makes it easier for the Sorc to AoE the adds.
The boss himself can hurt quite a bit, but isn’t really a big deal. At 25%, he does Absorb Energy, which is a heal. You need to get a Festering Wound on him, to mitigate that healing effect a bit.
Once the boss is dead, you’ll get your grade and have 5min to enter the Abyss gate to face the end-boss. Recharge Mana, rebuff and go.


The endboss depends on your grade:

Rank C:Asaratu Bloodshade


Rank B:Vanuka Infernus


Rank A:Calindi Flamelord


Rank S:Tahabata Pyrelord

That's all!

Aion Search
Search by AionArmory.
Gallery
Allied Guilds
There are no allied guilds.
Service Updates
MoreRSSFacebook
So-and-so has logged on!
%title%
%message%